Ecija es una ciudad trimilenaria, los primeros testimonios arqueológicos permiten suponer el primitivo asentamiento de Astigi en el actual Cerro de San Gil o del Alcázar, en época tartésica. Hacia el 14 adC, en época de Augusto, se fundó junto a ese poblado la Colonia Augusta Firma Astigi, que fuera capital de uno de los cuatro "conventos jurídicos" de la provincia romana de la Bética y una de las más importantes ciudades de Hispania.

Su desarrollo económico se refleja en la gran cantidad de construcciones religiosas y civiles comprendidas entre los siglos XII y XVIII. El siglo XVIII es considerado el "siglo de Oro ecijano", debido a su riqueza económica y artística.

La ciudad fue declarada Conjunto Histórico-Artístico en el año 1966.